Los Primeros Años del Ministerio en los
Medios de Comunicación


Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles

La Madre Angélica no se acobardó ante el desafío de construir un 
nuevo monasterio en una zona de los Estados Unidos donde sólo 
el dos por ciento de la población es católica. Se encontró con vecinos  verdaderamente abiertos y hasta colaboradores, que se acercaban al monasterio en construcción; muchos ofrecieron apoyo material y espiritual. En 1962, se instalaron siete hermanas en el nuevo edificio 
y comenzaron a probar diferentes vías de financiación de sus gastos –dejaron de vender anzuelos ‘San Pedro’ para dedicarse de lleno al tostado y la venta de maní—sin desoír su llamado a la clausura y la oración. La Madre Angélica y las Hermanas pedían al Señor que las 
guiara para encontrar alguna obra que pudieran realizar que fuera parte 
de la misión de la Iglesia.   
 
regreso